...en nuestro barrio estamos a martes, 12 de diciembre de 2017, en otros no sabemos...
[ página principal ]
nuestra asociación
[ nuestras calles ]
[
nuestros estatutos ]
[
formularios para asociarse ]
área informativa
[ artículos propios ]
[
prensa ]
[
documentos ]
[
normativas ]
[
agenda actividades ]
[
buscador de artículos ]
[
enlaces ]
área temática
[ ruidos ]
[
elecciones 2003 ]
campañas y apoyos

[ demanda colectiva ayto. ]
[
sede gobierno cántabro ]

imágenes y viñetas
click para entrar en la galería y verlo más grande
[ multimedia ]
.
[ apoyo técnico web ]
.
click encima para ver más grande
click encima para ver más grande
documentos, noticias, comunicados, convocatorias...

Gonzalo nos deja satisfechos



[CantabriaConfidencial.com] -0-07-20





5-:27

Gonzalo nos deja satisfechos

Debe de ser la resaca del multitudinario homenaje porque, si no, no se entiende nada. O que el redactor del titular de la noticia no domina muy bien el significado de las palabras que utiliza. O también que no sea ni lo uno lo otro, sino que el periódico de más tirada de Cantabria quiere despedir a Gonzalo –que nos perdone la confianza, pero es que Gonzalo es muy nuestro- con tanto cariño como el que le ha prodigado durante estos últimos doce años.
Si resulta que un 3,97% de los santanderinos consultados le dan un “muy bien” a Gonzalo y un 34,50% un “bien”, es evidente que se puede afirmar que un 38% largo se podría decir que están satisfechos con nuestro sin par alcalde. Hasta ahí, vale.
Pero si al mismo tiempo la empresa consultante nos informa de que un 39,5% de los encuestados tacha la gestión de “regular” y un 20% la rechaza, cualquier observador imparcial –no evidentemente el autor del titular “Los ciudadanos están satisfechos con la gestión de Piñeiro”- entenderá que poco más de un tercio de los preguntados se encuadraría como satisfechos. El 60%, por el contrario, no.
Es lo que se desprende de la definición de “regular” que da la Real Academia: medianamente, no demasiado bien. O del adverbio “regularmente”: en condiciones medias o inferiores a la media.
O sea, que la cruda conclusión es que la realidad no tiene nada que ver con el titular.
Pero claro, hay muchas explicaciones para entender por qué solo uno de cada tres santanderinos está contento con Gonzalo. Cuando el pobre se ha pasado los últimos cuatro años aguantando la persecución del gobierno social-regionalista, pues no se puede pedir peras al olmo. Y al Olmo de la Autoridad Portuaria, menos, que menudo es.
Por ejemplo, cuando tuvo aquella idea genial de construir un jardín botánico en la Remonta, para evitar que este Gobierno zarrapastroso nos llenara la finca de viviendas para pobres, con las urbanizaciones de lujo que podían haber salido ahí. Pues hubo que ver el acoso al que le sometieron para impedir que su idea ecológica y sostenible fuera una realidad, como los 90 parques que ha inaugurado –tenemos que confesar que nos hemos puesto a contarlos y no nos salen ni la décima parte, pero solo con el de Las Llamas ya vamos que chutamos-, y es que la envidia es muy puñetera.
Dónde va a parar un maravilloso parque botánico, con todo lo que lleva aparejado un parque botánico (centros comerciales, viviendas de lujo, los inevitables locales de ocio,…) frente a llenar aquella maravillosa finca con colmenas de viviendas cutres para menesterosos que no se pueden pagar una vivienda como Dios manda. Pues fue exponer su genial proyecto y, hala, todos a por él. Hombre, por favor.
O como cuando quiso reconstruir la Horadada, ese emblema tan santanderino víctima de los elementos. Bueno, y de Hormaechea cuando se empeñaba en llenar la Magdalena de arena tan pronto como se la llevaba la mar…y la depositaba justo delante de la Horadada, que acabó a huevo para que las olas se la llevasen por delante. Pero Gonzalo, tan marinero él, se propuso reconstruir el arco por narices y siendo como es especialista en reconstrucciones sumarias (véase el Mercado del Este, la casa de los guardeses de la finca Altamira…), esto para él era pan comido. Y mandó aprobar, que para eso tiene mayoría absoluta, el expediente de reconstrucción, con un plazo de ejecución de tres meses. Bueno, sí que llevan algo de retraso, un año y pico, pero qué es eso al lado de los miles de años que tardó la mar en hacer el arquito, ¿eh?
También es verdad que si no quitan la arena que hace que las olas rompan donde antes no rompían, pues volveremos a ver a no tardar mucho el arco haciendo compañía a los mules (no a Mule). Pero total, por solo 300.000 euros de nada que cuesta llevarle la contraria a la Naturaleza podremos ver cómo Gonzalo se lleva una satisfacción, que bien que se la merece.
Claro, si el Olmo –el otro, no el de las peras- deja de ponerle zancadillas a todo lo que propone, que con eso que es el amo del puerto, a lo peor no le deja hacer nada, como tampoco le dejó inaugurar la terminal de carbón, ni le cede los terrenos de los antiguos muelles para hacer unidades de ejecución y construir más casas, -de lujo, por supuesto- que en Santander hay pocas. Cómo quedarían de bien unas cuantas docenas de torres de viviendas desde la Grúa de Piedra hasta el Barrio Pesquero…
Lo que sí sería una pena es que no le dejasen hacer una reproducción en hierro, hormigón y resinas epoxídicas –o que como se diga- del arco, que se podría presentar al concurso de Europa Nostra y ganar un sustancioso premio con solo encargar el informe a los mismos que redactaron el del Mercado del Este, en el que jurarían por sus muertos que el arco de la Horadada se ha regenerado él solito. Y después de trincar el premio, pues Gonzalo nos podría poner en la islita un primoroso bar de copas, que a la naturaleza siempre es bueno ayudarla un poco y darle un poco de ambiente. Que es lo que esperan los millones de turistas que nos visitan todos los años, ya lo dice Gonzalo, que de eso sabe la tira.

.
{ estadísticas }
ASOCIACION "POMBO-CAÑADÍO, ENSANCHE"
Domicilio postal: apartado 699 - 39080 SANTANDER
Teléfono: 609 844 574 - Correo electrónico: ensanche@ensanchesantander.com