...en nuestro barrio estamos a martes, 12 de diciembre de 2017, en otros no sabemos...
[ página principal ]
nuestra asociación
[ nuestras calles ]
[
nuestros estatutos ]
[
formularios para asociarse ]
área informativa
[ artículos propios ]
[
prensa ]
[
documentos ]
[
normativas ]
[
agenda actividades ]
[
buscador de artículos ]
[
enlaces ]
área temática
[ ruidos ]
[
elecciones 2003 ]
campañas y apoyos

[ demanda colectiva ayto. ]
[
sede gobierno cántabro ]

imágenes y viñetas
click para entrar en la galería y verlo más grande
[ multimedia ]
.
[ apoyo técnico web ]
.
click encima para ver más grande
click encima para ver más grande
documentos, noticias, comunicados, convocatorias...

¿Agredir a los demás es un derecho?



[EL MUNDO HOY EN CANTABRIA (Cartas al Director)] -0-08-20





8-:19

¿AGREDIR A LOS DEMÁS ES UN DERECHO?

Sr. Director:
Acabo de cumplir 18 años y me pongo en contacto con ustedes para expresar la realidad en la que yo vivo.
Por fin se está debatiendo un tema en los medios de esta Comunidad que hasta ahora parecía que no existía. Se está cuestionando el derecho fundamental a una vida digna. Para no extenderme en el preámbulo de mi carta y a quien le pueda interesar les remito a la
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA

TÍTULO I. 
DE LOS DERECHOS Y DEBERES FUNDAMENTALES.
Artículo 10.
1. La dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la Ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social.
2. Las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que la Constitución reconoce se interpretarán de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos y los Tratados y acuerdos internacionales sobre las mismas materias ratificados por España.
“Los Derechos Humanos son el conjunto de prerrogativas inherentes a la naturaleza de la persona, cuya realización efectiva resulta indispensable para el desarrollo integral del individuo que vive en una sociedad jurídicamente organizada. Estos derechos, que están dentro en la Constitución y de las leyes, deben ser reconocidos por el Estado.”
“Todos estamos obligados a respetar los Derechos Humanos de los demás. Sin embargo, según el mandato constitucional, quienes deben cumplirlas más son las autoridades, es decir, los hombres y mujeres que tienen la función de servidores públicos.”
“Son inalienables porque no pueden perderse ni transferirse por propia voluntad; son inherentes a la idea de dignidad del hombre.”

“Toda persona tiene el deber de convivir con las demás de manera que todas y cada una puedan formar y desenvolver integralmente su personalidad.”

Hasta aquí lo que dice La Constitución Española, Constitución en la que todos nos basamos para convivir en paz.

Pasamos a la práctica:
En el año 2000 mi familia y yo vinimos a vivir la denominada zona del Ensanche de Santander. Es un edificio normal y corriente, como casi todos los que conforman cualquier zona de cualquier pueblo o ciudad. Las familias que habitamos este edificio somos iguales a las que habitan cualquier otro. Lo formamos: bebés, niños, adolescentes, jóvenes, adultos, ancianos, estudiantes, trabajadores, personas sanas y enfermos.
Hasta aquí ustedes dirán que es lo lógico y pensaran que es tontería lo que yo estoy escribiendo porque es lo mas normal del mundo.
Si tienen un ratito libre para seguir leyendo les voy a narrar el porque yo les remito esta carta.
Desde hace seis años, que mi familia y yo vivimos aquí no podemos dormir ni siquiera cinco minutos los largos fines de semana.
Yo tengo que ir a clase todos los viernes sin haber descansado absolutamente nada. Los sábados y domingos, que para la gran mayoría supone días de descanso, para mí significa dos días más de tortura.
Cuando llegan los exámenes yo tengo que estudiar y enfrentarme a ellos sin haber podido descansar. Cuando llega el fin de semana mis amigos salen a hacer deporte o divertirse y yo no puedo hacerlo, porque mi cuerpo y mi mente están tan agotados que soy incapaz de realizar cualquier cosa.

Desde que vivo aquí, tengo que soportar que a mi familia se le insulte, se le calumnie, se le amenace…. por el simple hecho de luchar por el derecho a descansar.
Desde que vivo aquí comparto con mi familia largas horas en la ventana esperando a que llegue la Policía para que compruebe lo que nosotros denunciamos y tomen las medidas que la legislación establece respecto a ello y que al final no aparezcan.
Desde que vivo aquí, tengo que soportar que día tras día venga mi madre llorando de impotencia porque esos servidores públicos, a los que se refiere la Constitución (políticos, funcionarios…) la desprecien, se rían de ella, “archiven” las pocas denuncias que se tramitan…., ya que se ha recorrido el Ayuntamiento, el Gobierno Autonómico, el Gobierno Estatal denunciando y hasta pidiendo auxilio para acabar con la tortura a la que estamos sometidos y lo único que ha conseguido es el más absoluto desprecio.
Desde que vivo aquí, tengo que soportar cuando amanece y llega un poco de paz a mi calle, encontrarme todo tipo de residuos en mi portal, en mi calle, en mi ciudad.
Ya ni siquiera puedo soltar la ansiedad y la impotencia que sufro paseando o corriendo por las playas o los parques porque todo es un gran estercolero.
Desde que vivo aquí, tengo que soportar que el Ayuntamiento de esta ciudad desobedezca las Sentencias Judiciales.
Desde que vivo aquí, tengo que soportar que esos días que se han inventado de “Fería de Santiago” nos llenen, aún más de lo que sufrimos todos los fines de semana, de MIERDA nuestras calles.
Desde que vivo aquí, tengo que aguantar para “no tomarme la justicia por mi mano”, porque les aseguro, mi corazón me lleva a agredir de la misma forma que nos agraden a nosotros. Más cuando después de muchos años sin poder dormir compruebo como la generación a la que ya me avergüenzo de pertenecer “defiende el agredir a los demás como un derecho”.
Desde que vivo aquí solo puedo llegar a una conclusión, esta mierda de sociedad y ciudad que nos quieren vender, basándose en la falsísima idea de la libertad y de los derechos, no se la deseo a nadie.
Jorge García de Marina. DNI.: 72083430G. Santander





.
{ estadísticas }
ASOCIACION "POMBO-CAÑADÍO, ENSANCHE"
Domicilio postal: apartado 699 - 39080 SANTANDER
Teléfono: 609 844 574 - Correo electrónico: ensanche@ensanchesantander.com